Vuelta al estoicismo

La pandemia actual del coronavirus si algo nos está mostrando son comportamientos realmente estoicos de los profesionales médicos y sanitarios de nuestro país.

En el magnifico y actual libro “Antifrágil”, Nassim Nicholas Taleb nos invita a ver como la naturaleza misma, nunca ha permitido que un solo imperio dominara el mundo para siempre, aunque todas las superpotencias, desde los babilónicos, los egipcios, a los romanos y los estadounidenses, hayan creído en la eternización de su poder. La naturaleza prefiere la diversidad entre organismos a la diversidad dentro de un solo organismo inmortal.

La crisis sanitaria y económica actual parece que confirman las palabras anteriores. Existen fuerzas contra las cuales será muy difícil luchar y quizás debamos aprender a retomar doctrinas y formas de vivir ya planteadas por los clásicos, como por ejemplo el estoicismo.

El estoicismo es una rama del pensamiento fundada por Zenon de Citio en el año 300 a.c. si bien fue Crisipo de Solos quien le dio relevancia gracias a sus más de 700 obras escritas, superando la Academia de Platón y el Liceo de Aristóteles. A pesar de ello tuvimos que esperar al Imperio Romano, para que nuevos filósofos como Séneca siguieran esta escuela.

Séneca a demás de filósofo fue la persona más rica del Imperio romano y uno de los exponentes máximos del estoicismo, si bien no se le consideraba lo bastante teórico, puesto que a Séneca le interesaba la toma de decisiones. 

Desde su punto de vista el estoicismo es pura robustez porque logra la inmunidad a las circunstancias externas, los sucesos aleatorios no nos afectarán ni para bien ni para mal. Como cita en su obra: “somos demasiado fuertes para perder y no tenemos la codicia suficiente para disfrutar de lo ganado”; “llevar las cuentas de los beneficios es simple: todo va a gastos; si alguien lo devuelve es una ganancia clara; y si no se devuelve no se pierde: se lo di solo por dárselo.”

Durante estos días en los que me ha tocado vivir muy de cerca el impacto del coronavirus, he visto en todo el personal médico y sanitario actitudes realmente estoicas, alejando lo negativo y atrayendo lo positivo, y viendo que por mal que fueran las cosas, su ánimo era imperturbable.Vaya todo mi mayor agradecimiento y reconocimiento al colectivo medico y sanitario, siempre estaremos en deuda con vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s