“No importa fracasar pero… fracasad rápido”

Los que habéis leído algunos de mis artículos sabéis que me gusta, a través de la observación, plantear un problema y buscar, dentro de nuestro entorno, cuales son las posibles soluciones.

El problema de hoy lo he encontrado en el fantástico libro “Gracias por llegar tarde” de Thomas L. Friendman. Este periodista americano, en un capitulo de su libro, explica como Eric Teller, conocido también por el “Captain of Moonshots”, Consejero Delegado del Laboratorio Google X y que, entre otras innovaciones, ha fabricado el coche sin conductor de Google, expone como la aceleración en la tecnología está desafiando la capacidad de los seres humanos para adaptarse al cambio.

En una gráfica donde el eje X es el tiempo y el eje de la Y es la velocidad de cambio, Teller dibuja dos curvas, la primera la velocidad de la tecnología y la segunda, la velocidad a la que los individuos y sociedad se adapta a los cambios de su entorno:

Captura de pantalla 2018-04-28 a las 22.45.33

Si vemos el punto donde estamos, entendemos ahora muchas cosas. Entendemos como nuevas empresas y negocios chocan con una legislación actual incapaz de afrontar estos nuevos cambios (caso Uber) y como todo ello, nos está provocando esa ansiedad cultural que impide aprovechar al máximo la nueva tecnología.

¿Cual es la solución?

Casualmente mientras pensaba en la Curva de Tellez, uno de los deportistas más grande de todos los tiempos, Rafa Nadal, estaba a punto de ganar su partido y pasar a la final para conseguir su undécimo Trofeo Conde de Godó de Barcelona y me di cuenta que Rafa, nos estaba dando la solución.

Uno de los principales elementos que convierten a Rafa Nadal en un deportista excepcional es que “Juega cada punto”. Independientemente del marcador, Rafa sabe alejarse de todo aquello que le distrae y se centra en el próximo golpe, lucha hasta el final punto por punto, sabiendo que el golpe certero futuro es independiente del golpe anterior.

Podemos perder un partido, o fracasar en un proyecto, visto así, como una derrota, el aprendizaje que podemos tener de ello es mínimo. Pero si desmenuzamos ese partido, analizamos los golpes y puntos ganados y los perdidos, la estrategia llevada a cabo, podemos aprender y mejorar día a día.

En este entorno en que nos toca vivir la solución está en jugar cada punto teniendo en cuenta que, como dice el Capitán Moonshot a su equipo: “no importa fracasar, pero… fracasad rápido”.

Felicidades Rafa.

luna-llena-670x410

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s