!Juega cada punto!

images

Los aficionados al automovilismo recordarán aquel golpe de efecto de Louis Hamilton en la temporada del 2007 a los pies del Monte Fuji durante el campeonato del mundo de Fórmula 1 en el Gran Premio de Japón.

Fernando Alonso, después de varias vueltas tras el safety-car y con una la pista resbaladiza debido a la fuerte lluvia, colisiona contra el muro lateral descartando cualquier opción a puntuar «Hay que ser realista, el campeonato está muy complicado», declaró el piloto español en aquel momento del equipo McLaren, al final de Gran Premio.

El joven Lewis Hamilton entraba triunfal en la línea de meta viéndose prematuramente campeón a falta de dos grandes premios (China y Brasil).  La clasificación del mundial quedaba de la siguiente forma: Hamilton 107 puntos, Alonso 95 y Raikkonen 91.

En eso momento fue cuando le preguntaron: «¿qué has sentido en las dos últimas vueltas?» y Hamilton contesta: «Me he acordado de que ya formaba parte del colectivos de mitos como Niki Lauda o Alain Prost que habían vivido también esta sensación de sentirse campeones del mundo»

Llega la siguiente carrera, el Campeonato de China, y en él, los neumáticos de Lewis le juegan una mala pasada. Cuando viajaba plácidamente hacia el título y muy a su pesar y a sus incondicionales británicos, entre ellos su padre en boxes, tiene que abandonar. La clasificación pasa a ser: Hamilton 107, Alonso 103, Raikkonen 97.

Siguiente carrera, 21 de octubre de 2007 Circuito de Interlagos (Brasil), Kimi Raikkonen con Ferrari y tras una carrera perfecta se proclama campeón del mundo con 110 puntos frente a los 109 de Luis Hamilton y Fernando Alonso; las conclusiones son claras: «El título no se ha perdido aquí, en la última carrera en Brasil»

Estoy convencido que Hamilton desde el 30 de agosto que ganó el Gran Premio de Japón, hasta el mes de octubre, estuvo pensando más, aunque fuese de forma inconsciente, en la celebración del campeonato del mundo, sintiéndose como él decía entre los grandes mitos de la Fórmula 1, que en preparar a conciencia las dos últimas carreras.

El mundo del deporte está lleno de ejemplos como éste, en que las ganas o la visualización futura nos provoca desconcentración de lo que es realmente importante, el presente. La gran dificultad estriba en convertir en hábito esta actitud de lucha por cada punto, de poder centrarnos en cada momento en lo que estamos haciendo.

Podemos haber perdido un torneo o un partido, visto así como una derrota, el aprendizaje que podemos tener de ello es mínimo. Pero si desmenuzamos ese partido, analizamos los golpes y puntos ganados y los perdidos, la estrategia llevada a cabo en cada juego, podemos aprender y mejorar día a día.

Los resultados siempre serán mejores si somos capaces de aislar cada acción respecto al pasado y al futuro. De nosotros depende que no existan «malas rachas» o «un mal día de golf» Sólo se trata de aislar los problemas y actuar sobre los mismos.

Si cambiamos de perspectiva, si aislamos cada una de las acciones, podemos aún perdiendo un partido, «disfrutar de nuestros mejores golpes».
(*) Fragmento del libro Wake Up! www.wakeup.cat

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s